México: momento histórico y decisiones trascendentes

Publicado originalmente en Energy & Commerce

Miguel de Unamuno, escritor, poeta, novelista y rector de la Universidad de Salamanca, España, fue un pensador insigne y un activista de opinión muy respetado en la década de los años 30 del siglo XX, de allí la importancia de su pensamiento y sus mensajes; mismos que no pierden vigencia con el tiempo, por el contrario, siempre nos recuerdan temas importantes, para hacernos reflexionar. Este momento que está viviendo México nos hace recordar unos de esos pensamientos de Don Miguel quien dijo que “Los momentos históricos de los países y las sociedades se caracterizaban porque contenían al menos estos tres aspectos críticos: temas trascendentes, tiempos de decisiones y líderes con autoridad”. Si tomamos en cuenta esta definición de Unamuno, entonces ratificamos que México está viviendo un momento histórico.

La incuestionable victoria del candidato y hoy Presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, AMLO, es un hecho histórico, por varias razones: la abrumadora mayoría que le dio su voto y respaldo, su discurso antisistema, en oportunidades cercano al populismo y su extraordinaria perseverancia, terquedad para insistir en tres ocasiones, y esperar con paciencia ladina por 12 años su momento, su oportunidad, aprovechando al máximo los errores de sus opositores. Como esos equipos de futbol bien cohesionados que vimos recientemente en el mundial de Rusia, que aprovechaban los errores del equipo contrario para marcar sus goles y seguir ganando partidos y avanzando hasta llegar a la gran final y también ganarla con idéntica estrategia.

El Presidente electo durante su campaña hizo unas cuantas promesas, algunas de ellas de difícil cumplimiento, pero el respaldo recibido de una población cansada de sentirse engañada, harta de la corrupción, y atemorizada ante el incremento de los niveles de inseguridad y de violencia, le obliga al cumplimiento de las mismas. Tres temas en particular debemos comentar por la expectativa que han creado al ser mencionadas en el Plan de 50 acciones prioritarias que el nuevo gobierno impulsará: el ajuste salarial a funcionarios públicos, con el criterio de que ningún funcionario puede ganar más que el Presidente de México, la mudanza de varias secretarias y su andamiaje organizacional a ciudades de provincia del país, y la revisión de la política energética, esta última por el impacto que ha tenido en la imagen del país en los últimos años.

En el primer caso esta medida afectará directamente a más de 50 mil funcionarios de alto rango del gobierno federal y los expertos opinan que pudiera generar ahorros del orden de los 40 mil millones de pesos, así mismo reducirá en un 70% el personal de confianza en las diferentes dependencias y se cancelarán contrataciones de familiares. Los salarios serán integrales y se cancelará cualquier tipo de bonificación otorgada a cualquier funcionario. Creemos que la reducción del entramado burocrático del Estado es una medida importante, y pudiera ser más efectiva que la reducción de salarios, pues tendría un impacto directo en la simplificación de procesos administrativos que tanto afectan la productividad del país. No obstante, esta decisión no estaría alineada con sus promesas de empleo a tanta gente, por el contrario, podría crear una reacción negativa a su imagen y promesas. ¿Cómo será la implementación de la medida de ajuste de salarios?, ya lo veremos, al igual que el impacto y reacciones de la población.

En el segundo caso de mudanza de varias Secretarias, hay referencias históricas, la más reciente del año 1986. Aunque es un tema necesario debe revisarse con el cuidado debido. Sin duda hay funciones que perfectamente pueden ubicarse en otros estados y ayudarían al desarrollo y control de la gestión respectiva; no necesariamente todas las funciones. En el caso específico de la Secretaria de Energía, SENER, se ha mencionado que se mudaría a Villahermosa, Tabasco, y Pemex a Ciudad del Carmen, Campeche. Estamos seguros de que el sentido común privará por arriba de decisiones emotivas y electorales y con una adecuada asesoría, se pueden determinar qué funciones en ambos casos pueden ser ejecutadas. En Tabasco y Campeche tienen oficinas la mayoría de las empresas operadoras y sin duda, tener cerca esas funciones regulatorias asociadas a la parte operativa, les beneficiaria mucho en términos de reducción de los tiempos de aprobaciones e inclusive en reducción de gastos de viaje y alojamientos, entre otros gastos.

El tercer tema sensible por su significado para México tiene que ver con la Reforma Energética y su propuesta de revisión de contratos asignados en las 3 rondas realizadas y los 14 procesos de licitación de bloques y campos, incluyendo los farm outs de Pemex y migraciones de contratos integrales de exploración y extracción a CEE en una de sus dos modalidades: licencias o producción compartida. Aquí es muy importante cuidar las formas y la comunicación; pues a nivel internacional, sí existen dudas e incertidumbres acerca de lo que puede pasar. Ya la decisión de la CNH de diferir la licitación 3.2 y los farm outs de Pemex para el mes de febrero envió un mensaje de alerta a inversionistas y empresas internacionales.

Nadie discute el tema de fortalecer a Pemex y dotarla de la capacidad de ejecución necesaria, tanto financiera, como de recursos humanos. La empresa productiva nacional debe continuar siendo la empresa preponderante en el sector y debe recibir no solo capacidades adicionales, sino que deben revisarse sus asimetrías fiscales en comparación con las otras empresas petroleras que ya tienen actividad en México. Quizás llegó el momento de cambiar el paradigma fiscal y hacerlo variable, atado a las características de cada campo y su estado en la curva de vida de los yacimientos y campos; así como también a las realidades del mercado para los tipos de aceites producidos.

Así que, parafraseando a Miguel de Unamuno, vivimos “un momento histórico” y el virtual Presidente electo y su equipo son los líderes, los protagonistas, y tienen una gran oportunidad de cambiar, de mejorar lo hecho hasta ahora; lo que no debe ocurrir es regresar al modelo pasado, que ya es historia, pero que sirvió para sentar las bases del cambio en el sector buscando el fin único del país: su seguridad energética.

Luis Vielma Lobo, es Director General de CBM Ingeniería Exploración y Producción, miembro del Colegio de Ingenieros de México, Vicepresidente de Relaciones Internacionales de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicio AMESPAC, colaborador de opinión en varios medios especializados en energía, conferencista invitado en eventos nacionales e internacionales del sector energético y autor de la novela “Chapopote, Ficción histórica del petróleo en México”